sábado, 22 de octubre de 2011

Acostumbrada

Su memoria decía basta. Eran destellos de una historia pasada. Creía haberlo superado pero aún latía en su inconsciente la posibilidad de volver a ese momento.  En su abanico de posibilidades estaba la idea de huir, un viaje que la ayudaría a olvidarlo todo. Pero en esa lucha de contradicciones, le costaba la idea de dejar las cosas como estaban ya que aún podían ‘cambiar’. Tan utópico como ese pensamiento cuando ella en realidad sí sabía(aunque tan difícil de admitir) que estaba todo acabado.  
Aturdida de noche y día, ajena y despierta , ella sabía que la distancia no le alcanzaba. En ese drama le hacía falta la presencia de él. Pensar. Eso necesitaba. Agarró sus cosas y salió a caminar sin destino cierto. Paraná, Uruguay, Libertad... se dejaba llevar por la Avenida Corrientes.
La noche se adueñaba, profundo despertar de recuerdos. Ese momento en que las más profundas máscaras del ser humano quedan al descubierto. Otra vez escapar de aquella soledad, otra vez…tan cíclica como su rutina. Otra vez. Acostumbrada a ese sentimiento ya. Naturalizando el olvido.

Escrito por @AnImaginaryBoy